Indagando el futuro

La "Política" contra la "Ciencia"

Escrito por josepgmaynou 23-09-2012 en General. Comentarios (0)

http://josepgmaynou.blogspot.es/img/einstein1.jpg 

 Reflexiones:
 
  A propósito de una nueva compaña contra los nuevos avances de la biotecnología (respecto a los OGM) desatada por un estudio dirigido por el francés Gilles-Eric Seralini publicado ayer en la revista “Food and Chemical” en el que se apuntaban riesgos de salud por el consumo de maíz modificado genéticamente, la comunidad científica ha expresado claramente su posición ante tal estudio, considerándolo totalmente carente de bases científicas.


 Como ésta y otras campañas similares están provocando un cierto eco favorable dentro del los llamados “movimientos alternativos”, me parece interesante volver a reeditar una carta que dirigí a Greenpeace en el mes de septiembre del 2003 (publicada en las páginas de ellaberinto.net) y recopiada en este blog en el mes de abril del 2009:

 

(http://josepgmaynou.blogspot.es/1239297120/respuesta-a-greenpeace-(1)/
http://josepgmaynou.blogspot.es/1239298020/respuesta-a-greenpeace-(y2)/ )

 

 Probablemente, dados los nuevos extraordinarios avances en el campo de la biotecnología y de su práctica cada día más extendida en numerosos campos del saber (farmacología, medicina, agricultura, etc.) hoy, mi respuesta a Greenpeace sería mucho más documentada y a la vez mucho más crítica. Entonces les pedí que recapacitaran su postura. No lo han hecho y con el tiempo se han posicionado cada vez más en el campo de los sectores más reaccionarios y contrarios a los avances del conocimiento y de la Ciencia. Más aún cuando la misma “Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria” (EFSA) ha reiterado en numerosos informes que cualquiera de las decisiones de gobiernos europeos contra los cultivos de OGM son “decisiones políticas” carentes de ningún aval científico riguroso.

 

 Es evidente que se trata de decisiones “políticas”. En numerosos países europeos existe un amplio sector de agricultores y ganaderos que mantiene un cierto estatus social de privilegio bajo el paraguas de “la producción artesanal, natural y ecológica” (al margen, en general, de los rigurosos controles técnico-sanitarios de la producción e industria trasformativa moderna) aunque su manera de producir, elaborar y transformar su producción haya devenido absolutamente obsoleta y su “mercado” se circunscriba solamente a sectores sociales pudientes. Pero “su voto” para los partidos políticos no es nada despreciable. De ahí, las “decisiones políticas” frente a los contrastados avances del conocimiento científico, de las pruebas irrefutables de la eficacia y de la mayor productividad de los nuevos métodos de cultivo, las nuevas semillas, etc.


 No puedo criticar a quienes practican éste tipo de producción que el desarrollo científico-tecnológico irá demostrando su obsolencia. Ni tampoco critico a los que puedan vivir dignamente practicando esta filosofía artesana-natural-ecologista. Critico que esto se nos quiera vender como “alternativa”, como “alternativa generalizable” a un sistema social en bancarrota.


 Yo también trabajo un pequeño huerto familiar y experimento con el saber que me transmitieron mis antepasados. Pero, como bien dice mi amigo Albert, solo es el “ocio productivo” de un abuelo jubilado…   
 

Confederalismo asimétrico

Escrito por josepgmaynou 18-09-2012 en General. Comentarios (0)

http://josepgmaynou.blogspot.es/img/confederalismo1.jpg 

 

 El reflejo político: comunales, confederalismo asimétrico y principio de subsidiaridad


 La progresiva reducción de la escala óptima de producción es el origen de la crisis, pero también de la posibilidad de que el modo de producción P2P sea una realidad. Pero si la escala se reduce en la producción, ¿no sería lógico pensar que la administración pública también se ha de reducir? Los grandes estados descentralizados tienen muchos de los problemas de las grandes empresas y además son el gran objetivo de los captores de rentas. Como el pensamiento libertario y anarquista defiende de Proudhon a Hayek, administraciones de pequeña escala con lazos confederales entre si serían una defensa contra la captura de rentas del poder público.


 Por otro lado se generan inevitables tensiones entre la naturaleza universal del comunal y la naturaleza local de una parte creciente de la producción y su distribución física. La tentación autárquica, incluso insularista, aparece rápidamente, dejando de lado uno de los elementos más esperanzadores de la emergencia de las redes distribuidas: la erosión de las viejas identidades del estado nacional y la aparición de nuevas identidades transnacionales y anacionales. Pero realmente, la evolución de la transición hacia el modo de producción P2P, ha ido mano a mano con la emergencia de nuevas comunidades transnacionales, muchas de ellas, de China a Senegal, han experimentado diversas formas de autonomía económica. Su papel en el futuro no es pequeño. La sociedad P2P conocerá el comercio y la movilidad de larga distancia. No podría no conocerlos sin poner en peligro su capacidad para crear bienestar y cohesión social.


 Ciertamente escalas más pequeñas significan más producción local, pero los transportes mercantes intercontinentales de bajo coste -posiblemente basados en energías renovables- continuarán. La revalorización de la producción local, liberada del sometimiento a las escalas gigantescas, no significa en absoluto un nuevo autarquismo localista.


 No es lógico pensar el fenómeno transnacional limitado a los procesos deliberativos que generan el comunal de conocimiento. Si el nacimiento de identidades transnacionales continúa y confluye con el desarrollo general del modo de producción P2P, lo transnacional empoderará lo local a través de comunidades identitarias que bien podrían dar lugar a un «continuo de libertades y bienestar» por encima de las herencias de los diferentes niveles de desarrollo y los estados nacionales en descomposición. Las filés seguramente sean vectores de comunicación, comercio y transnacionalización de la ciudadanía. El modo de producción P2P no rechaza la globalización, la redefine desde lo local y lo comuninario.


 Distintas propuestas traducen este horizonte, pero posiblemente la más clara sea la redefinición de confederalismo de Juan Urrutia, quien trabaja el concepto de «confederalismo asimétrico». Confederalismo en el sentido cantonalista clásico: gobiernos democráticos autónomos locales que voluntariamente comparten partes de su presupuesto con otras administraciones del mismo nivel a través de organizaciones supraterritoriales. Asimetría pues no solo contrata con gobiernos territoriales sino también con organizaciones transterritoriales.


 Por otro lado, la definición del cuerpo electoral -quién tiene derecho a voto- aparece cada vez en más lugares en el centro del debate político. Por ejemplo, las elecciones locales en muchas ciudades de Europa se deciden por el «voto emigrante», que es, muchas veces, el de los nietos de los que emigraron… y apenas conservan relaciones «culturales» con el origen de sus abuelos.


 El fenómeno es interesante. Por un lado los estados en descomposición tienden a priorizar el principio de nacionalidad sobre el de ciudadanía, liberándose de la idea contractual que sostiene al segundo en favor de la afirmación identitaria que define a la primera. Pero por otro lado, la definición misma de la comunidad nacional imaginada, basada en los orígenes, pone en cuestión la posibilidad misma del carácter nacional del estado por la creciente transnacionalización de los grupos lingüísticos y culturales: por muy nacional que se quiera el aparato administrativo, ni son todos los que están ni están todos los que son. De hecho podemos también recordar el debate israelí entre los defensores de un estado étnico como el actual -que da ciudadanía a cualquier judío étnico del mundo- y los defensores de una reforma hacia el estado nacional.


 La salida nacionalista autoritaria pasa por la homogeneización y la xenofobia hacia dentro y el expansionismo del censo hacia fuera. Es decir, a una parte de los vecinos no se les quiere dejar votar y sin embargo se le otorga el derecho al voto a personas que nunca vivieron en el lugar. El resultado inevitable es que son muchos los que en Galicia, Asturias o Israel no entienden por qué el alcalde de su pueblo acaba siendo decidido por un grupo de personas a las que sólo vieron un par de veces durante unas vacaciones, por cierto generalmente pagadas con dineros en teoría dedicados a la cooperación al desarrollo.


 La idea del confederalismo asimétrico se presenta aquí como algo sensato y aplicable a corto plazo sin mayores dramas. La idea es que si existe un procomún cultural a ser mantenido debería desarrollar sus propias estructuras transnacionales. Estas serían algo diferentes del W3C o la Mozilla Foundation: sus miembros tendrían una cierta autonomía cultural reconocida globalmente para definir sus propias políticas culturales y lingüísticas entre sus miembros, entre los que podrían desarrollar también políticas de cohesión y solidaridad económicas propias. Pero la administración de lo que es local se decidiría por un censo basado exclusivamente en la vecindad, atendiendo tan sólo al principio de ciudadanía.


 Actualmente algunos estados como el austriaco o el español, incluyen en sus formularios de impuestos campos que permiten al contribuyente decidir si entrega un porcentaje de lo que paga a la confesión religiosa a la que se adscribe o a «otros fines de interés social» definidos por el estado mismo. Podemos imaginar una manera semejante de incluir la dimensión transnacional y comunal en un sistema confederal con soberanía fiscal como el suizo: votan en cada lugar los vecinos pero cuando van a pagar sus impuestos, pueden elegir que una parte se destine a una organización transnacional que le represente en la identidad a la que se adscriban, sea cultural basada en un procomún identificado con un «origen» (gibraltareña, brasileña, vasca o judía por ejemplo) o una comunidad transnacional sintética (indiana, muridí, focolara, esperantista, etc.) u otras comunidades productivas del comunal (Linux, cuidado de los océanos, etc.), todas ellas organizadas sobre distintas fundaciones u organizaciones internacionales.

 

 Es de destacar que todo esto sólo es realmente aplicable si existe una soberanía fiscal cantonal que, por cierto y no por casualidad, es la base de la democracia directa. Y todavía, es necesaria una aclaración más: la coherencia de todo el sistema lleva a redefinir el principio de subsidiaridad para incluir también la relación entre la propiedad pública y la comunal. De hecho, todo confederalismo asimétrico necesariamente defiende la supremacía de la administración en comunal: los gobiernos no deberían administrar nada que pudiera ser gestionado como procomún.


Fuente: extracto del documento “El modo de producción P2P”
http://lasindias.org/el-modo-de-produccion-p2p/

 

Con el consentimiento...

Escrito por josepgmaynou 09-09-2012 en General. Comentarios (0)

http://josepgmaynou.blogspot.es/img/consentimiento.jpg 

 

 Con el consentimiento de los conectados

 Que el poder del estado sólo es justificable y legal cuando emana de las personas que conforman una sociedad, es prácticamente un axioma en las democracias modernas. Sólo se puede gobernar con el consentimiento de los gobernados.


 Cuando Facebook decide que no es aceptable la desnudez, cuando Craigslist decide que no quiere una sección para adultos, o más recientemente cuando Apple decide que una app que dibuja un mapa de los ataques con drones estadounidenses reportados en la prensa tiene "contenido objetable", están también ejerciendo poder. ¿De dónde emana este poder?


 La respuesta de que cuando los usuarios hacen un scroll-down de unos términos de servicio que requeriría horas entender, y marcan una casilla, están consintiendo a ser gobernados, puede ser legalmente semi-satisfactoria, pero es posible que no queramos que las cosas sean así para siempre.


 En su libro "Consent of the Networked" (Basic Books, 2012), Rebecca MacKinnon toma como punto de partida la historia de la legislación laboral en el último siglo.  De acuerdo a los industriales de comienzos del 1900, un trabajador que aceptaba un contrato de empleo entregaba carta blanca a su empleador a mandarle hacer lo que fuera, en las condiciones en que fuera, siendo la única alternativa del trabajador acatar, o renunciar. Evidentemente, esta situación fue cambiando paulatinamente:


 En la primera mitad del siglo XX, las corporaciones fueron forzadas a considerar la seguridad y salud de sus empleados. En los últimos 50 años, el movimiento ambientalista ha forzado a la industria a compartir la responsabilidad sobre la contaminación y más recientemente sobre el cambio climático —aunque no han llegado suficientemente lejos en ello. Hasta ahora, la mayoría de las empresas de Internet y telecomunicaciones no han aceptado la responsabilidad —más allá de los lugares comunes sobre ciber-utopías— sobre los derechos de sus clientes y usuarios, aún cuando empresas en otras industrias mucho más antiguas comenzaron hace tiempo a hacerlo con sus trabajadores, accionistas, y otras personas afectadas.
 Hoy en día una buena parte del discurso político en Internet sucede en plataformas centralizadas y de carácter comercial que son fáciles de controlar.


 Como denunciara en su momento Manuel Castells, hoy en día una buena parte del discurso político en Internet sucede en plataformas como Twitter, Youtube, Facebook, etc. lo cual favorece al poder porque estas plataformas son de carácter comercial, centralizado, y fácil de controlar. MacKinnon argumenta que si estas plataformas son el lugar donde por ejemplo la libertad de expresion puede ser coartada, entonces corresponde a los ciudadanos exigir para estas empresas la regulación apropiada para el ejercicio de este derecho.


 Más de alguien podría considerar que esto no es un gran problema, después de todo la mayoría de la expresión política en Internet no es censurada. Pero MacKinnon nos recuerda también que en tiranías la censura nunca es perfecta, y una buena cantidad de discurso disidente puede ocurrir (en Chile por ejemplo la revista APSI existía durante los 1980s). Sin embargo, la existencia de esas pequeñas burbujas de libertad puede contribuír a la legitimidad del opresor. En otras palabras, la existencia de espacios de libertad vigilada para los ciudadanos es la situación más conveniente para evitar que cambien los privilegios y balances de poder. Son estos espacios de libertad vigilada los que estamos usando ahora con más frecuencia para expresarnos.


 "Consent of the Networked" incluye montones de ejemplos sobre gobiernos autoritarios y lo que la autora denomina "deliberación autoritaria". También incluye material sobre empresas como CISCO que contribuyen la tecnología para estos gobiernos, sobre la censura de Wikileaks y sobre casos puntuales que han ocurrido plataformas como Facebook, Google, y Flickr. El libro está muy documentado y es una defensa apasionada de las libertades en Internet. Su autora es una experimentada periodista que trabajó en CNN durante años y fue co-fundadora de Global Voices Online.

Escribió: Carlos Castillo (04/09/2012) en Manzana Mecànica
http://manzanamecanica.org/2012/09/con_el_consentimiento_de_los_conectados.html
Relacionado:
http://consentofthenetworked.com/

Genes contra el hambre

Escrito por josepgmaynou 25-08-2012 en General. Comentarios (0)

http://josepgmaynou.blogspot.es/img/geneschambre1.jpg 

 

 Un nuevo estudio identifica un gen que incrementa hasta un 60% las cosechas de arroz al aprovechar mejor el fósforo de la tierra

 

 En 1975, el rey Hassan II de Marruecos convocó la Marcha Verde para recuperar “lo que es nuestro”. Cuando lo dijo, es muy posible que el monarca estuviese pensando en las minas de fosfatos de Bucraa. Estos yacimientos son los mayores del mundo de estas sales y le proporcionan a Marruecos unos ingresos de 1.250 millones de euros al año, según algunos cálculos.


 La importancia de este recurso, empleado para elaborar fertilizantes, se encuentra en la biología de las plantas, que necesitan este nutriente para prosperar pero no siempre son capaces de encontrarlo o aprovecharlo en el lugar donde crecen. Un nuevo estudio, publicado esta semana en Nature, puede servir para mejorar la producción de muchos agricultores y reducir la dependencia de unos fosfatos que en menos de un siglo pueden haberse agotado.


 Gran parte del suelo del planeta, y la mitad del que se utiliza para cultivos, es pobre en fósforo y eso limita las cosechas de esas regiones. Para resolver problemas como este, hace más de una década, un grupo dirigido por Sigrid Heuer, investigadora del Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) y líder del equipo que ha publicado este descubrimiento, empezó a estudiar variedades de arroz originarias de zonas de la India donde el suelo es muy pobre en nutrientes.


 Los fosfatos empleados para hacer fertilizantes se pueden agotar en menos de un siglo
 Así es como descubrieron el Kasalath, una variedad tradicional de arroz del país asiático con una capacidad muy superior para asimilar el fósforo que la de las versiones del cereal empleadas actualmente para el cultivo. Después de identificar la planta, los investigadores se pusieron manos a la obra para aislar el gen que le proporcionaba esa capacidad para obtener alimento de suelos donde éste escasea. Para ello, compararon la región del genoma del Kasalath donde sospechaban que se encontraba ese gen y lo compararon con el ADN de otras variedades que no asimilan tan bien el fósforo.


 “Sabemos desde hace mucho que la variedad tradicional de arroz Kasalath de la India tiene una serie de genes que le ayudan a crecer bien en suelos bajos en fósforo”, cuenta Heuer. “Ahora, hemos logrado el premio gordo encontrando el PSTOL1, el principal gen responsable de captar el fósforo. Y sabemos como funciona”. Según han observado, el gen produce una proteína que facilita el crecimiento de las raíces que así aumentan su capacidad para asimilar el fósforo. Después de introducir el gen en variedades utilizadas para el cultivo en campos de pruebas en Indonesia, lograron incrementar la cosecha de arroz en un 20%. Cuando introdujeron estas plantas transgénicas en suelos muy pobres en fósforo, el aumento llegó al 60%.


 Cinco años en llegar a los agricultores


 Para que los beneficios de este avance lleguen cuanto antes a las personas que lo necesitan, agricultores pobres de zonas con suelos bajos en fósforo y sin dinero para comprar fertilizantes, los investigadores han introducido el nuevo gen con técnicas tradicionales de hibridación, que no presentan los conflictos asociados a la ingeniería genética y ahorran mucho tiempo de investigación para garantizar la seguridad de su aplicación. Así, Heuer calcula que en unos cinco años (con ingeniería genética podrían ser necesarias décadas), la mayor parte de los países asiáticos podrán contar con el gen que mejora la captación de fósforo en sus variedades de arroz locales.


 Las variedades tradicionales de arroz conservan capacidades perdidas durante la domesticación

 

 Los investigadores comentan que, pese a que la aparición de estas plantas híbridas haya sido fruto de la aplicación de la última ciencia a la tecnología agraria, eso no significa que se deban abandonar los cultivos tradicionales. Como recuerda esta semana en un artículo publicado en Nature el científico del Departamento de Biología de las Plantas en la Universidad de Cornell (EEUU) Leon V. Kochian, mantener la biodiversidad e investigar las plantas de arroz tradicionales puede resultar, como ha sido el caso del arroz Kasalath, fundamental para conservar capacidades de los vegetales que se pueden perder durante el periodo de domesticación.

 

 El alimento de la mitad de la población mundial

 

 Casi la mitad de la población mundial depende del arroz para su alimentación. En Asia, donde este cereal es muchas veces la única fuente de calorías, el 40% del arroz se produce en sistemas donde la intervención tecnológica es mínima, sin control sobre el agua que llega a las plantaciones y donde las inundaciones o las sequías son frecuentes. Además, el 60% de estos cultivos de arroz se encuentran en suelos pobres en nutrientes, bajos en fósforo o donde este elemento no es asimilable por las plantas. Los niveles de pobreza en estas regiones son elevados y la capacidad de las plantas para acceder al escaso fósforo del suelo es vital para garantizar la seguridad alimentaria en algunas de estas regiones.


 Grupos de instituciones como el del Instituto Internacional de Investigación del Arroz, que recibió el premio Fundación BBVA en cooperación al desarrollo por su contribución “a la reducción de la pobreza y el hambre en el mundo a través de la investigación sobre el arroz y la capacitación de sus agricultores”, investigan otras plantas resistentes a distintos tipos de penurias para aislar los genes responsables de esas capacidades superiores.


 La lucha contra algunos tipos de enfermedades, como el hongo Magnaporthe oryzae, a través de la introducción de genes capaces de proporcionar resistencia a cultivos esenciales para la alimentación de muchas poblaciones o las investigaciones para hacer tipos de arroz menos vulnerables a la sequía son solo algunos ejemplos de la capacidad de la ciencia para mejorar la vida de muchas personas en la parte menos desarrollada del mundo.

 

 Fuente: http://esmateria.com/2012/08/25/genes-contra-el-hambre/

 

I Am Scientist

Escrito por josepgmaynou 20-08-2012 en General. Comentarios (0)

 

 


 http://josepgmaynou.blogspot.es/img/iamcientist.jpg

 

 I Am Scientist: Financiamiento colectivo para proyectos científicos 


 IamScientist.com es un sitio que busca generar una plataforma de financiamiento poco tradicional para proyectos científicos, tecnológicos y médicos. El propósito es vincular las ideas de estos científicos con una comunidad capaz de entregar los recursos necesarios para puedan ser llevadas a buen puerto.


 Con esto se espera reducir los tiempos tradicionales que un científico debe esperar para conseguir que sus proyectos sean aprobados, y además generar una mayor conexión entre una comunidad científica que cada vez debe publicar de forma más rápida sus descubrimientos y las ideas que nacen de ellos.


 Las recompensas individuales de los aportes no son muy llamativas para el público ajeno a la ciencia, pero la idea es que el mismo conocimiento generado a través de los proyectos genere también un beneficio global. Es una situación interesante, ya que se pondrá en juego el nivel de altruismo de la comunidad de investigadores, ya que las plataforma más comunes de financiamiento colectivo por lo general entregan a quien realiza un aporte algo más tangible (ya sea el producto mismo que se está apoyando, o algún tipo de beneficio especial).


 Desde el sitio señalan que:
 La piedra angular de iAMscientist es la creencia de que la comunidad de investigadores aplicados es el mejor mecanismo de apoyo y veto para nuevas propuestas de investigación. En el corazón de la comunidad está la Plataforma de Financiamiento de Acceso Abierto (OAFP). OAFP provee dos formas de participación. La primera es una plataforma para investigadores, para proponer y discutir proyectos claramente definidos con objetivos y metas claros. Una vez que un proyecto es aprobado para publicación, el investigador puede solicitar el financiamiento requerido para ejecutar el proyecto. El segundo es para que la comunidad [de investigadores] de apoyo unos a otros, apoyando financieramente proyectos publicados en OAFP.


 Quedará por ver si es posible que se construya una comunidad de científicos conectada a nivel global y preocupado de ayudar a quienes están fuera de los mecanismos tradicionales de apoyo al desarrollo de la ciencia.


 Escribió Pablo Carcomo (17/08/2012) en Manzana Mecanica
http://manzanamecanica.org/2012/08/i_am_scientist_financiamiento_colectivo_para_proyectos_cientificos.html
Relacionado:
http://www.iamscientist.com/