Indagando el futuro

Derechos sociales

Escrito por josepgmaynou 25-04-2008 en General. Comentarios (0)

                                              enrique flores

   Escribió Esteban Beltrán el 24 de abril en EL PAIS

 ..."Pero si hay un reto universal al que debemos enfrentarnos en los próximos años es el de la pobreza como violación de los derechos humanos. En estos últimos 30 años, a pesar de todas las promesas, los pobres, especialmente en África, son mucho más numerosos. Millones de personas no tienen acceso ni a la salud ni a la educación; son víctimas de desalojos forzosos y son condenados al hacinamiento, a la miseria y a la muerte. Debemos conseguir que las víctimas del "crimen de la pobreza" puedan reclamar, como las víctimas de la tortura, en los tribunales de justicia, y que sus responsable directos comparezcan en el banquillo de los acusados. Encontrar y juzgar a los "perpetradores de la pobreza" es el mayor reto al que nos enfrentamos. Hace 30 años liberábamos presos de conciencia; hoy hay que liberar tambien a los "presos de la pobreza".


 Comentario:

 No me queda más remedio que sumarme al Director de Amnistía Internacional para encontrar y juzgar a los "perpetradores de la pobreza", pero mucho me temo que los problemas que nos acucian no se deban a hombres malvados y mezquinos. Usted debería saber perfectamente que los mayores crímenes contra la Humanidad y contra los derechos humanos se realizan y se perpetuan principalmente por la obsolencia de una sociedad caduca; y solo pueden resolverse con un gran cambio social. La caza de brujas contra capitalitas malvados, especuladores, mafias políticas, gobiernos criminales resolverán muy poco.
 

El César y el brujo

Escrito por josepgmaynou 21-04-2008 en General. Comentarios (0)


El César y el Brujo

 Sin ningún pudor, el presidente de la nación más poderosa del mundo, que pretende liderar la gestión de un capitalismo financiero global cada vez más interrelacionado, a partir de su enorme fuerza económica y fundamentalmente militar, recibe y agasaja a la más alta jerarquía de la más antigua y poderosa secta religiosa. Sin pudor y sin atender al clamor social por los escándalos de pedofilia en los que se vieron acusados mas de cuatro mil sacerdotes de la Iglesis católica estadounidense. Los abusos pedófilos saldados con millones de dólares no sirvieron para que ni Bush, ni la administración norteamericana, ni el The Washington Post, ni The Washington Times, ni la mayoría lobbysta conservadora alzaran la voz en contra Benedicto XVI.

 Mientras en los altares del Capital se decide la vida de millones de seres humanos de continentes enteros, en los altares de las Iglesias se decide conjurar con oraciones y palabras sagradas la ruina económica y la miseria social que las mafias de la política y las finanzas están provocando. Políticos y brujos vuelven a reunirse en Santa Alianza.

 Es inaudito, en plena sociedad del conocimiento, a principios del siglo XXI, comprobar cómo las élites políticas no hayan podido desprenderse de la superchería religiosa y sigan necesitando apoyarse en ella. Rick Santorum, director del programa "los enemigos de Estados Unidos" ha satisfecho su misión: "...clarificar y estrechar el vínculo existente entre la tradicción moral judeo-cristiana y el debate público en temas de política interior y exterior".

 Desde el siglo XV hasta el XIX existió una larga confrontación contra la superchería religiosa que atenazaba el pensamiento y toda la actividad social. Un periodo de esperanza se abrió cuando a la postre el rigor científico arrinconó a la religión, y los conocimientos en todos los ámbitos del saber irrumpieron y revolucionaron las herramientas de producir, las máquinas, el comercio, las comunicaciones, el transporte... y el librepensamiento. La Ciencia creía que había arrinconado a la brujería. Pero los sacerdotes y los políticos no se resignan a perder sus privilegios en un momento histórico en el que la civilización del capital, de la mercancía y del dinero ya no representan ninguna esperanza para la Humanidad.

 De nuevo ahora, brujos y césares se reunen para conjurar los fantasmas de la crisis reencontrando de nuevo la fuerza militar y la fuerza embaucadora del pensamiento humano. Ellos necesitan de una Humanidad vencida, esclava,inculta, sumisa y atemorizada por las bombas y por los infiernos.

  Les auguro su fracaso.

  Es, también un buen momento para recordar las palabras del recordado Eduardo Haro: ..."No soy, tampoco, anteclerical; simplemente veo con complacencia la caída contínua de la Iglesia, su distancia creciente del pueblo, su viaje hacia la desaparición; y, además, el adelanto de la era post-cristiana, que comenzó seriemente con el siglo XX (...) Los primeros eclesiáticos vinieron con los romanos y se aliaron con todos los poderes; desde la Reconquista hasta el caciquismo, desde la Inquisición hasta el franquismo y su cruzada, y el pueblo ha sido su víctima; o lo ha hecho su víctima cuando ha podido, incluso con los desmanes de todos conocidos (...) Ay, la Iglesia Católica, que ha causado siglos de retraso en el pensamiento y una pobreza que luego ha querido socorrer a su manera, ha sido uno de los poderes fácticos más fuertes, y resulta que continúa; sus ataques a la libertad individual, su oposición a las investigaciones, su miedo a la eternidad, siguen oscureciendo algunas mentes..."
 
       

Massimo Carlotto

Escrito por josepgmaynou 21-04-2008 en General. Comentarios (0)


Massimo Carlotto

..."Las mafias están infiltradas a fondo en casi todos los sectores económicos, tienen relaciones y hombres en todas partes. Otra cosa que apenas se cuenta, es el enorme nivel de corrupción que hay en el Estado. Según las investigaciones, la corrupción de la policía, de la magistratura y la política abre la puerta a que las redes criminales organizadas creen una criminalidad muy difusa (...) La Iglesia es profundamente cómplice porque nunca ha denunciado que el sistema económico es profundamente inmoral y criminal (...) Solo soy un novelista. Es una fórmula fantástica. Cuentas una historia verdadera, los lectores lo saben, te leen, te escriben y te dan pistas. Pero como se vende como ficción, nadie hace nada. El mecanismo social que hace funcionar todo el sistema es la hipocresía y la fiebre del dinero..."

Ver mas en: NEGRA Y CRIMINAL

Manifiesto por una biología del siglo XXI

Escrito por josepgmaynou 20-04-2008 en General. Comentarios (0)


Manifiesto por una Biología del siglo XXI
 
    Los abajo firmantes, alumnos y ex–alumnos del Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid, nos dirigimos a la comunidad científica y a la sociedad en general para llamar la atención sobre un problema que puede llegar a tener graves repercusiones en nuestra sociedad.


 Existe, en la actualidad, una gran confusión en los fundamentos teóricos en que se basan las investigaciones biológicas y, como consecuencia, sus objetivos y aplicaciones, por lo que estas pueden llegar a ser peligrosas para la Naturaleza y para el ser humano.

 Los descubrimientos recientes sobre la naturaleza y la complejidad de la información genética y de otros fenómenos biológicos, especialmente los relacionados con las actividades de bacterias y virus, resultan absolutamente contradictorios con las suposiciones sobre las que se sustentaba la base teórica de la Biología elaborada a principios del siglo pasado. Sin embargo, tanto la docencia como la investigación parecen seguir ancladas en las antiguas interpretaciones.

 La explicación más inmediata de esta situación está en la especialización y falta de integración entre distintas disciplinas. Como consecuencia, desde el punto de vista de la docencia, se continúa la formación de nuevas promociones con criterios desfasados. Pero es aún más grave la repercusión en la investigación: se mantienen los planteamientos y los objetivos reduccionistas y, como consecuencia, las interpretaciones, que son absolutamente contradictorias con los nuevos datos. Esto supone una grave pérdida de tiempo en ciencia y un inútil despilfarro de inteligencias formadas y enfocadas con unas bases erróneas.

 Queremos transmitir a la sociedad que el problema no se reduce a un debate científico. La vieja concepción competitiva y simplificadora de los fenómenos naturales ha llevado a graves problemas, como el avance de la resistencia bacteriana a los antibióticos debido a la consideración de la bacterias (que ahora sabemos que son extraordinariamente abundantes y fundamentales para el desarrollo de la vida) como agentes exclusivamente patógenos que había que eliminar. Los datos actuales nos han mostrado que los virus son todavía más abundantes, ubicuos y participativos en los procesos biológicos que las bacterias y que, al igual que éstas, su carácter patógeno responde a un desequilibrio de los fenómenos naturales. Por esto, las investigaciones orientadas sobre los viejos criterios reduccionistas y enfocadas con fines economicistas pueden constituir un grave peligro para la Naturaleza y para la Humanidad.

 Queremos resaltar especialmente la distorsión que introduce la investigación con intereses en un rendimiento económico inmediato en el verdadero objetivo de la Ciencia: la profundización de los conocimientos al servicio de la Humanidad. La financiación privada de investigaciones orientadas a la obtención de patentes destinadas a la comercialización conduce a la precipitación de sus aplicaciones y a nuevos peligros potenciales, dada la desconexión de estos planteamientos reduccionistas con la realidad de los fenómenos de reciente descubrimiento. Por otra parte, esta dinámica induce al despilfarro de tiempo, dinero e inteligencia en investigaciones con fines absolutamente absurdos e inviables, como la pretensión de “crear” organismos artificiales, alargar la vida o seleccionar individuos supuestamente libres de enfermedades genéticas y otras de un cariz semejante, naturalmente, destinadas para el que pudiera pagarlo.

 Finalmente, queremos llamar la atención sobre un fenómeno que está contribuyendo a aumentar, especialmente en la sociedad, la confusión sobre el problema que estamos denunciando: El debate darwinismo-creacionismo, que los darwinistas parecen especialmente interesados en difundir. Creemos que es un debate inútil, porque los científicos no debaten sobre creencias, sino sobre datos empíricos, pero que contribuye al reforzamiento social de las viejas (e interesadas) concepciones para evitar el verdadero debate: el de una concepción científica del Siglo XIX frente a una Ciencia del Siglo XXI.

 Por todo ello, hacemos un llamamiento a la implicación de la sociedad en este problema y, muy especialmente, a la comunidad científica para poner fin a esta situación irracional en que se encuentra una ciencia cuyos conocimientos nos deben resultar fundamentales para hacer frente a los problemas que se avecinan, productos en gran parte de una concepción de la Naturaleza propia de épocas pasadas, y construir una Biología que nos conecte con la Naturaleza. Porque si la seguimos tratando como a una enemiga tenemos todas la de perder.

FIRMADO:

Borja Alarcón Estudiante de 5º Curso de Biología
Abel Barral Estudiante de 5º Curso de Biología
Juan Barrero Estudiante de 5º Curso de Biología
Maria Bautista Estudiante de 5º Curso de Biología
Sofia Carbajosa Estudiante de 5º Curso de Biología
Maria Domínguez Estudiante de 5º Curso de Biología
Eduardo García Estudiante de 5º Curso de Biología
Bárbara García-López Estudiante de 5º Curso de Biología
Daniel Heredia Estudiante de 5º Curso de Biología
Guillermo Herrán Estudiante de 5º Curso de Biología
Silvia Herrero Estudiante de 5º Curso de Biología
Miguel Iniesto Estudiante de 5º Curso de Biología
Sheila Jordan Estudiante de 5º Curso de Biología
Alberto Jorge Estudiante de 5º Curso de Biología
Marta Lapuente Estudiante de 5º Curso de Biología
Celia Martín Estudiante de 5º Curso de Biología
Nereida Melguizo Estudiante de 5º Curso de Biología
Francisco Navas Estudiante de 5º Curso de Biología
Marta Sanmillán Estudiante de 5º Curso de Biología
Arturo Sastre Estudiante de 5º Curso de Biología
Sara Villen Estudiante de 5º Curso de Biología
Almudena Zaragoza Estudiante de 5º Curso de Biología
Zulema Udaondo Estudiante de 5º Curso de Biología
Elisa Oteros Becaria de Tercer Ciclo UAM
Tania Ortiz Licenciada en Biología UAM
Walter Cantero Becario Tercer Ciclo UAM
Jon Ortega Doctorando UM
María Losada Personal investigador en formación (PIF) UAM
Máximo Sandín Profesor Depto. Biología

Respuesta al manifiesto por una biología del siglo XXI

¿Ecologismo político o manifiesto científico?

 Mucho me temo que su manifiesto científico no sea más que un enmascarado manifiesto del ecologismo político. Tras la constatación de los fenómenos biológicos que resultan contradictorios con las suposiciones sobre las que se sustentaba la base teórica de la Biología del siglo pasado ( cuestión que debería poner en vilo al estamento científico) y del encadenamiento de la investigación a un orden económico que prima especialmente la obtención de patentes para el beneficio privado o a búsquedas que ustedes llaman absurdas o inviables como las de pretender crear organismos artificiales, alargar la vida o seleccionar individuos libres de enfermedades genéticas, etc. continúan haciendo hincapié en la construcción de una Biología que no constituya un grave peligro para la Naturaleza y para la Humanidad.

 Su texto correspondería perfectamente al programa electoral de “los verdes”: “...Reconciliar a la humanidad con la naturaleza. La humanidad ha llegado demasiado lejos en su soberbio desprecio hacia la naturaleza a la que pertenece y de cuyas leyes no puede librarse. Lo que diferencia nuestra época de las precedentes es que las sociedades humanas han llegado a poseer la capacidad de provocar catástrofes ecológicas a escala planetaria. Urge inaugurar unas nuevas relaciones entre el ser humano y la naturaleza, presididas por la armonía y el respeto...”
 
 Les recuerdo que desde sus inicios más precoces, lo que llamamos hoy conocimiento científico se ha desarrollado en el

seno de sociedades humanas bajo condiciones propias de explotación y por tanto siempre las clases poseedoras se han adueñado para sus fines de todo el entramado de conocimientos, técnicas y herramientas que la sociedad iba adquiriendo. La contradicción entre el desarrollo del conocimiento a favor del bienestar del conjunto de la Humanidad o de los intereses de las clases dominantes ha sido común en todas las épocas históricas. Pero desde el descubrimiento del fuego o de la aleación de los metales ningún avance tecnológico hasta nuestros días ha podido ser mantenido en el secretismo. Las sociedades humanas han avanzado sin cesar.

 De lo que se trata hoy es que el estamento científico sigua avanzando en plena libertad, desencadenándose de los poderes políticos que les atenaza. El problema no está en la Ciencia sino en el sistema económico que rige nuestra sociedad  (basada en la apropiación privada) y que no duda en fomentar, cuando le interesa, la mística religiosa o el miedo irracional ante nuevos descubrimientos científicos que nos revelan que un futuro mejor está al alcance de nuestra especie.
 
 Ante su catastrofismo, el estamento científico nos debería hacer saber a los ciudadanos las enormes posibilidades de bienestar que se vislumbran para un futuro en donde el conocimiento sea de apropiación colectiva del conjunto de la Humanidad.

 leer mas sobre la cuestión
EL ECOLOGISMO: ENTRE LA CIENCIA Y LA POLÍTICA

Tibet: el feudalismo sacerdotal

Escrito por josepgmaynou 19-04-2008 en General. Comentarios (0)



Tibet: el feudalismo sacerdotal

 Por doquier son frecuentes en el mundo occidental y en otros los lugares, en donde la influencia de la religión budista es importante, las manifestaciones contra la dominación china al pueblo tibetano. Más éstos últimos meses, por la cercanía de la celebración de los Juegos Olímpicos en Pekín. Pekín 2008 parece sentenciada a convertirse en un alegato contra la mayor potencia económica emergente del siglo XXI. La UE y los gobiernos de las países desarrollados se suman, con la mayor dosis de cinismo, a las llamadas en favor del respecto de los derechos humanos en China y a la resolución
pacífica y dialogada del conflicto entre el Dalai-Lama -que sigue siendo considerado como el más significativo representante de los intereses del pueblo tibetano- y el gobierno de Pekín. En la trastienda del conflicto nuevamente un nuevo caso de autonomismo, de autodeterminación o de soberanismo.

 No puedo estar en contra, ni mucho menos, de ninguna manifestación en favor del respeto de los derechos humanos ni en favor de la libertad (como la savia imprescindible que debe regir la vida de cualquier cuerpo social). En favor de lo que entendemos por derechos políticos y, sobre todo en primer lugar, por los derechos sociales. Estos son los derechos que llamo de primera categoría, pues son los que posibilitan a los seres humanos trabajar para la vida, alimentarse, cuidar de su salud, de su educación y de su prole que desea ver crecer sana, sabia y bondadosa. Derechos a mantener una mente sana, despierta y crítica para poder transformar el mundo que nos rodea y para poder hacer frente con eficacia a los retos del momento histórico que vivimos. Derechos a utilizar los medios y las herramientas que nuestra evolución tecnológica ha alcanzado. Derechos tambien, a ser considerados, sin distinción alguna, como miembros sociales de una especie que ha dominado el Planeta y que puede y debe mirar con optimismo su futuro.
 
 Dicho esto, encuentro realmente paradójico que frente a un feudalismo sacerdotal, que es realidad el encadenamiento que ha sufrido el pueblo tibetano desde prácticamente el siglo VI hasta los finales del siglo XX y que le ha supuesto una
esclerosis social sin parangón alguna en la historia de los pueblos, ahora se reivindique de nuevo a los santones del budismo para defender el respeto a los derechos humanos y a la autonomía tibetana frente al nuevo coloso del Capitalismo.
 
 Por conflictos que pueda engendrar en la sociedad tibetana la influencia del Capitalismo chinés, nada es mas reaccionario que desear la vuelta al pasado: a la dominación feudal. Una explotación escondida bajo ilusiones religiosas y políticas que mantuvo paralizadas a las sociedades o una explotación abierta, descarada, directa y árida que ha revolucionado constantemente los medios de producción, los medios de comunicación y transporte, que ha empujado un desarrollo tecnológico sin precedentes,...(recordatorio de lo que ya escribieron Marx y Engels en el "Manifiesto
Comunista") y del que de sus entrañas, en su decadencia, dará nacimiento a una nueva sociedad que la superará. No hay ningún futuro en la vuelta al pasado.

 La reivindicación del "derecho a la autodeterminación de los pueblos" feneció a mitades del siglo XX. Su actualización se debe más a la necesidad del Capitalismo financiero mundial, que gestionan Estados nacionales fuertes, para aumentar su pillaje por medio de la disgregación de los antiguos Estados nacionales débiles, que a la necesidad histórica de creación de nuevos estados nacionales.    
 Para ser fieles a la historia podríamos decir que el territorio tibetano solamente durante el siglo VII llegó a constituirse como entidad política unificada. En su periodo de esplendor extendió sus territorios hasta Birmania, al este de China, a parte del Nepal, al este del rio Ganges y al sur del Turquestán. El budismo introducido desde la India
desplazó a la propia religión chamatista autóctona tibetana: el bon. El feudalismo sacerdotal que fué consolidándose tras el declive del pequeño imperio tibetano de Sron-btsan-Gam-po apenas ha variado hasta el siglo XX a pesar de las diversas vicisitudes históricas: invasión mongol, influencias y ocupaciones chinas o británicas. La aparición de numerosas sectas en el seno del propio budismo propició la fragmentación territorial. A principios del siglo xx, el Tibet estuvo prácticamente dividido en dos zonas, una bajo influencia británica y otra bajo la china. La resistencia
tibetana a la invasión China entre 1949 y 1959 fue duramente reprimida. El Dalai-Lama huyó con un numeroso séquito a la India desde dónde continúa intentando hacer valer su influencia sobre la sociedad tibetana. La administración y el gobierno tibetano fueron reestructurados por la potencia ocupante que suprimió por decreto el poder del Dalai-Lama y del Panchen-Lama. Desde 1965, el Tibet es una región autónoma de la República Popular China. A partir de entonces, se han sucedido numerosas manifestaciones reivindicativas de autonomismo, siempre bajo las directivas y la influencia de la llamada Iglesia amarilla y de sus pontífices. Al actual Dalai-Lama, Tenzin Gyatso le fue concedido el premio Nobel de la Paz en 1989.

 Agradezco las campañas que tienen lugar en favor del respeto a los derechos humanos en todo el mundo. También las que deberían realizarse en favor de los derechos sociales de los que carecen la mayor parte de la Humanidad .De éstos derechos nadie habla. Y merecería mucho más mi agradecimiento cualquier campaña que ayudara a arrinconar a los feudalismos sacerdotales como el que nos ocupa. Tras la cara de bonachón y las palabras pacíficas y enternecedoras de  Tenzin Gyatso hay un hombre embaucador y una secta destructora que, como otras, representan un gran peligro para la especie humana.

 A ellos y a sus acólitos les diría que mil veces prefiero seguir peleándonos con el anhelo de un futuro mejor que permanecer sentados, impasibles y anclados en la prehistoria rezando el rosario. Y recordarles también a todos los tolerantes con las sectas religiosas las palabras de Sigmond Freud: "La religión es algo manifiestamente infantil y alieno a la realidad. Lo es tanto, que a un pensador que ame la Humanidad, le resulta doloroso pensar que la mayoría de los seres humanos no podrán nunca deslibrarse de este concepto de la vida".