Indagando el futuro

Cristina Garmendia

Escrito por josepgmaynou 04-05-2008 en General. Comentarios (0)


"La política y la religión no van con la Ciencia"

 Apenas hace unos meses, Cristina Garmendia declaraba, en una entrevista, que “la política y la religión no van con la Ciencia”. Ha cambiado de opinión. Hoy, es la ministra de Ciencia e Innovación del nuevo gabinete de Rodríguez Zapatero. De bióloga y empresaria, con un extenso currículum, a política.

 Sus sueños nacieron en apenas un garaje en el Centro Nacional de Biotecnología (CSIC): GENETRIX, una empresa puntera en biotecnología con 140 investigadores con dos unidades especializadas; una en el desarrollo de medicamentos basados en el uso de células madre (Cellerix) y otra en la generación de moléculas terapéuticas basadas en anticuerpos para el tratamiento de enfermedades infecciosas, degenerativas e inflamatorias (Biotherapix). Detrás, una larga batalla para conseguir financiación pública y privada para hacer realidad el proyecto y una enorme actividad para codearse con el mundo empresarial. Cristina participa en la junta directiva de la CEOE y preside la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO).

 Mientras el paso de la política a la empresa privada es frecuente, el de la empresa privada a la política es bastante infrecuente. Es buena señal que el mundo empresarial tome directamente en sus manos sus intereses en vez de ceder su gestión a los políticos. Mucho mejor sería que fuera la sociedad constructora que lo hiciera directamente desencadenada del mundo del dinero y de sus políticos. Pero la realidad es hoy otra y Cristina Garmendia a caído de bruces en manos del Capital y de la política. No ha descubierto aún la pesada triología que campea en nuestra sociedad del libre mercado: “el Capital, la política y la religión no van con la Ciencia”. La Ciencia debe desencadenarse de ellos.

 Los gobiernos son los gestores de los intereses de los grandes Capitales y los partidos políticos (cada vez más vacíos de ideología) representan en realidad los intereses de diferentes fracciones del poder empresarial y fundamentalmente financiero a veces en pugna,  pero con un gran interés común: la piratería recaudatoria y el saqueo social. Son auténticos clanes endogámicos al servicio del mundo del dinero. Y el Capital siempre paga por los servicios prestados. A esto se le viene a llamar “puertas giratorias”: “entro por un lado como funcionario y salgo por el otro como un alto ejecutivo de una gran empresa”.

Aznar es miembro de los consejos de la corporación propiedad de Rupert Murdoch y de los fondos de inversión Centauros, Tony Blair los es de JPMorgan, Gerhard Shröder de la gasística rusa Gazprom, Narcis Serra es presidente de la Caixa de Catalunya y miembro del consejo de Gas Natural, Rodrigo Rato, exdirector del FMI es director del banco de inversión Lazard, asesor del grupo Santander y presidente del consejo asesor de Criteria (filial de La Caixa), Jaime Matas es ejecutivo del grupo Barceló, Eduardo Zaplana ha fichado por Telefónica, David Taguas exdirector de la Oficina Económica del antiguo gabinete de Zapatero defenderá el mayor lobby de empresas españolas de la construcción… No hace falta más transparencia.

Genetrix, empresa que participa  con 8 compañías más (cuatro farmacéuticas y cuatro tecnológicas) en la investigación biotecnológica avanzada está ya atrapada en el circuito financiero especulativo y Cristina metida en la boca del lobo.
La sociedad, los estudiantes e investigadores desearíamos que su trabajo a favor de la Ciencia como instrumento del bienestar común fuera exitoso. Si no lo fuera, le rogamos que sea fiel a su propio lema: “del fracaso se aprende más que del éxito”.

Ardua tarea tendrá, especialmente contra los nuevos gurús religiosos que arremeten contra la investigación científica. Ellos no comprenden que el problema no está en la Ciencia sino en el sistema social que quiere dominarla y dirigirla para perpetuar un mundo de explotación y de barbarie. Un sistema en donde los protocolos científicos de prudencia son absolutamente arrasados por los protocolos de la fácil obtención del beneficio privado.

Dibujando la memoria

Escrito por josepgmaynou 02-05-2008 en General. Comentarios (0)


DIBUJANDO LA MEMORIA

Ni lo uno, ni lo otro

Escrito por josepgmaynou 02-05-2008 en General. Comentarios (0)


Primero de Mayo: Ni lo uno, ni lo otro

 “Trabajo digno, trabajo para todos, inversión en la producción” rezaban las pancartas de la manifestación de los sindicatos en la ritual conmemoración del Primero de Mayo. Ni lo uno, ni lo otro: Ni trabajo digno, ni trabajo para todos, ni inversión en la producción. Las burocracias sindicales, tan satisfechas y aposentadas en el mundo del dinero, no se quieren enterar. Son como aquel parásito que vive tranquilo y feliz en un huésped que enfermo y moribundo tiene sus días contados. Les ocurre como a los gobiernos, a los políticos, a los analistas… A todos les asusta el desempleo, el trabajo precario y hasta la necesidad de aumentar la inversión en el aparato productivo. Les atemoriza la revuelta social que una situación sin retorno provocaría. Ellos añoran el viejo capitalismo del pasado. Más complejos industriales, más maquinaria, más producción, más y más trabajadores asalariados…para continuar el círculo interminable de la acumulación del Capital: “dinero-mercancía-mercancía-dinero”.

 Los trabajadores también están atemorizados. Tanto como lo estaban los esclavos de las plantaciones algodoneras del sur de los EEUU cuando las primeras máquinas agrícolas irrumpieron en los campos, o los remeros cuando el motor de explosión irrumpió en la navegación, o los siervos de la gleba cuando observaron atónitos como el reino de su señor sucumbía al paso de los ferrocarriles, o la hilandera con la aparición de las máquinas selfactinas, o el tornero ajustador ante un ingenio robotizado…

 La sociedad trabajadora no se ha detenido jamás ante ninguna de las estructuras políticas y modos de producción que atenazaban su progresión. Trabajo asalariado y Capital ya pertenecen a un pasado sin retorno, por mucho que se empecinen algunos en mantener su vigencia. Un nuevo elemento ha irrumpido en el primer plano de la actividad humana: La Ciencia. La Ciencia no puede convivir ni con el trabajo asalariado ni con el Capital. El conocimiento científico considerado como trabajo creador no es una disposición que pueda ponerse libremente en el mercado, ni puede ser comprado o vendido como una mercancía. Solo puede ser adquirido socialmente y reproducido de la misma forma.

 La propiedad privada sobre la que se sustenta todo el edificio de la sociedad capitalista, es incompatible con el carácter social del conocimiento científico erigido como la fuerza productiva más relevante y necesaria del progreso humano. Una nueva forma de trabajo ha entrado en la escena de la historia humana y ni el salario es su precio ni el capital su impulsor.

 Hoy ya no es un sueño inalcanzable para ningún pueblo de la Tierra el disponer de unas condiciones de vida y de desarrollo mínimas para que la existencia sea posible y ventajosa. La sociedad humana tiene en sus manos enormes medios para conseguirlo. Nuestros proyectos de ingeniería superan con facilidad cualquier barrera geográfica que parecía insuperable. Transitamos por mares y océanos. Construimos acueductos o gaseoductos que atraviesan continentes enteros. Nos comunicamos con inusitada rapidez. Somos capaces de producir alimentos, manufacturas y enseres de toda índole muy por encima de nuestra propia capacidad de consumirlos. Nunca nuestros almacenes estuvieron tan repletos de mercancías. Nos acercamos al espacio. Nuevos materiales y nuevas fuentes energéticas están en el cerco de nuestra búsqueda. Los caminos abiertos por los nuevos conocimientos en robótica, biotecnología, bioquímica, genética, ingeniería informática, nanometría,... parece que no tengan límites en lo que podemos llegar a descubrir en las esferas de lo que hasta no hace poco era improbable, dificultoso o distante. Cualquier innovación tecnológica ni tan solo resiste el mínimo periodo de su aplicación práctica para verse nuevamente superada en un corto espacio de tiempo. Este futuro a nuestro alcance necesita un nuevo edificio social en donde el tiempo libre será sin duda la mejor medida de nuestro progreso y el trabajo creador no se parecerá en nada al trabajo forzoso al que hasta ahora la Humanidad se ha visto encadenada.

 Desdichados los pueblos en donde el trabajo asalariado atenace a la mayoría de sus pobladores por que el solo podrá ser precario, agotador,  inhumano y de espaldas a la Ciencia y a los avances tecnológicos. El capitalismo para sobrevivir solamente puede caminar hacia su feudalización. 



Compartir es bueno

Escrito por josepgmaynou 01-05-2008 en General. Comentarios (0)

Manifiesto

¡
Compartir es Bueno!

La propiedad intelectual es una contradicción.

 El concepto de propiedad intelectual no tiene ningún sentido. Los bienes intelectuales no pueden estar sujetos a propiedad porque: a) no están limitados por naturaleza (de hecho su naturaleza es reproducirse máximamente), b) cuesta lo mismo producirlos para uno que para todos (se multiplican sin coste gracias a las nuevas tecnologías) y c) el que lo disfrute una persona no impide ni disminuye que lo disfruten las demás (de hecho cuanto más lo disfruten los demás mayor valor adquiere al devenir culturalmente más relevante). La cultura sólo existe como compartida. Compartir es bueno.

La creatividad se defiende compartiéndola.

 Las creadoras vivimos bien en un mundo en el que compartir es libre. Los autores no necesitamos que nos defiendan de la sociedad, somos parte de ella. El uso y libre distribución y copia de nuestras creaciones no es un ataque contra nosotras sino un honor y un placer que nos permite dárnos a conocer y difuncir nuestra creación. Existen modelos económicos viables y justos basados en la libre circulación de obras culturales y técnicas. Los autores vivimos del directo, de la adaptación creativa, del trabajo por encargo, de los servicios, de la asesoría y/o el reconocimiento social ; renunciando así al absurdo (a la reducción artificial de la riqueza inmaterial, la mercantilización de la cultura y la comunicación). A cambio nos beneficiamos del intercambio, la libertad de modificación y el acceso público a otras creaciones. Ésta es la base de la evolución cultural. La creatividad se defiende compartiéndola. Compartir es bueno.

Compartir cultura es un derecho.

 No se puede salvaguardar el derecho de subsistencia de los creadores violentando las bases sociales de la cultura: prohibiendo compartir. La Declaración Universal de Derechos Humanos concive los derechos de autor ligados al derecho de acceso a la cultura y no al derecho de propiedad, la constitución española en concreto considera la propiedad intelectual como subordinada a su función social y al interés general de acrecentar el acervo cultural de la comunidad. Compartir cultura es un derecho fundamental. Compartir es bueno.

Compartir es legítimo y es legal.

 No existe ninguna sentencia española que condene a nadie por compartir bienes inmateriales en las redes de intercambio p2p de internet. Todos tenemos derecho a hacer copias de los bienes culturales que adquirimos (se llama derecho a copia privada) y tenemos derecho a compartir esa copia. A pesar de ello los medios de comunicación, incluso el propio gobierno, se empeñan en hacer que parezca lo contrario. Compartir cultura no es delito. Compartir es legítimo y es legal. Compartir es bueno.
Compartir empieza a estar perseguido.

 Pese al sinsentido de la propiedad intelectual, pese a la existencia de modelos económicos eficaces basados en la libertad de intercambio, pese al derecho fundamental de acceso a la cultura, pese a su legitimidad y legalidad… compartir está siendo cada vez más perseguido y obstaculizado por causa de intereses comerciales de unos pocos con mucho poder:

    * las bibliotecas estarán pronto obligadas a pagar en concepto de propiedad intelectual por cada libro prestado
    * millones de personas morirán cada año si la India sucumbe a los tratados internacionales de propiedad intelectual dejando de producir medicamentos genéricos contra el SIDA , la propiedad intelectual sobre el conocimiento médico impide que mucha gente acceda a los medicamentos que necesita para seguir viviendo (informe 1, informe 2)
    * campesinos rurales obligados a pagar a Monsanto porque su cultivo de maiz tradicional ha sido infectado por una plantación transgénica vecina y el campesino no ha pagado los derechos de propiedad del ADN de su cultivo,
    * la plataforma de los mayores productores de software y hardware del mundo empiezan a implantar tecnologías anticopia para que compartir cultura sea imposible (sony ya ha introducido el primer CD que introduce software malicioso en tu ordenador para controlar cómo y cuándo reproduces la música)
    * los medios de comunicación y las sociedades de gestión confunden deliberadamente descargas de música por internet con mafias y terrorismo,
    * Según la interpretación que la industria discográfica quiere imponer sobre el artículo 270 del Código Penal, bajarse una canción de internet o copiarse una película que te ha dejado un amigo debería de estar castigado con penas de entre 6 meses y 2 años de cárcel (superiores a las impuestas por acoso sexual, el robo de una discografía completa en una tienda de discos o las amenazas con armas de fuego)
    * el acoso de la industria discográfica logra que las empresas que sostienen las redes de intercambio de información cierren o desaparezcan (EDonkey, webs de Bittorrent, etc.), verdaderos océanos de información intercambiada que secan las multinacionales para poder traficar con la escasez artificial de la cultura comercializada con copyright

Compartamos también la defensa de la cultura y el procomún.

Tenemos que bloquear esta maquina de guerra que amenaza con pulverizar el futuro libre de la sociedad de la información, una amenaza que busca el control total sobre los procesos comunicativos, la mercantilización absoluta de la cultura, y la criminalización del intercambio libre y creativo. Este es el momento de hacer valer nuestros derechos conjuntamente, el momento de compartir fuerzas y conocimientos. Ha llegado el momento salir a la calle. A compartir: conocimiento, cultura, técnica, poder.

COMPARTIR ES BUENO

Leer más sobre la cuestión:
INDAGANDO EL FUTURO (4)

Sociedad trabajadora y sociedad parasitaria

Escrito por josepgmaynou 01-05-2008 en General. Comentarios (0)
La sociedad trabajadora

Campos de arrozales en una montaña al sur de la China

La sociedad parasitaria

Mercado de futuros de Chicago