Indagando el futuro

La "Política" contra la "Ciencia"

http://josepgmaynou.blogspot.es/img/einstein1.jpg 

 Reflexiones:
 
  A propósito de una nueva compaña contra los nuevos avances de la biotecnología (respecto a los OGM) desatada por un estudio dirigido por el francés Gilles-Eric Seralini publicado ayer en la revista “Food and Chemical” en el que se apuntaban riesgos de salud por el consumo de maíz modificado genéticamente, la comunidad científica ha expresado claramente su posición ante tal estudio, considerándolo totalmente carente de bases científicas.


 Como ésta y otras campañas similares están provocando un cierto eco favorable dentro del los llamados “movimientos alternativos”, me parece interesante volver a reeditar una carta que dirigí a Greenpeace en el mes de septiembre del 2003 (publicada en las páginas de ellaberinto.net) y recopiada en este blog en el mes de abril del 2009:

 

(http://josepgmaynou.blogspot.es/1239297120/respuesta-a-greenpeace-(1)/
http://josepgmaynou.blogspot.es/1239298020/respuesta-a-greenpeace-(y2)/ )

 

 Probablemente, dados los nuevos extraordinarios avances en el campo de la biotecnología y de su práctica cada día más extendida en numerosos campos del saber (farmacología, medicina, agricultura, etc.) hoy, mi respuesta a Greenpeace sería mucho más documentada y a la vez mucho más crítica. Entonces les pedí que recapacitaran su postura. No lo han hecho y con el tiempo se han posicionado cada vez más en el campo de los sectores más reaccionarios y contrarios a los avances del conocimiento y de la Ciencia. Más aún cuando la misma “Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria” (EFSA) ha reiterado en numerosos informes que cualquiera de las decisiones de gobiernos europeos contra los cultivos de OGM son “decisiones políticas” carentes de ningún aval científico riguroso.

 

 Es evidente que se trata de decisiones “políticas”. En numerosos países europeos existe un amplio sector de agricultores y ganaderos que mantiene un cierto estatus social de privilegio bajo el paraguas de “la producción artesanal, natural y ecológica” (al margen, en general, de los rigurosos controles técnico-sanitarios de la producción e industria trasformativa moderna) aunque su manera de producir, elaborar y transformar su producción haya devenido absolutamente obsoleta y su “mercado” se circunscriba solamente a sectores sociales pudientes. Pero “su voto” para los partidos políticos no es nada despreciable. De ahí, las “decisiones políticas” frente a los contrastados avances del conocimiento científico, de las pruebas irrefutables de la eficacia y de la mayor productividad de los nuevos métodos de cultivo, las nuevas semillas, etc.


 No puedo criticar a quienes practican éste tipo de producción que el desarrollo científico-tecnológico irá demostrando su obsolencia. Ni tampoco critico a los que puedan vivir dignamente practicando esta filosofía artesana-natural-ecologista. Critico que esto se nos quiera vender como “alternativa”, como “alternativa generalizable” a un sistema social en bancarrota.


 Yo también trabajo un pequeño huerto familiar y experimento con el saber que me transmitieron mis antepasados. Pero, como bien dice mi amigo Albert, solo es el “ocio productivo” de un abuelo jubilado…   
 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: